Cómo ser un buen compañero de trabajo para una persona con discapacidad


Las personas sin discapacidad no saben cuál es el comportamiento más adecuado hacia sus compañeros con discapacidad. Muchas veces, precisamente por ser empáticos y tener las mejores intenciones, pueden tener actitudes o reacciones inadecuadas, y al no saber relacionarse, tienden a ignorarlos sin querer porque no encuentran las formas más adecuadas de interactuar con ellos. , por temor a ser considerado ofensivo. Por todo ello, pero también para tener un ambiente laboral distendido y equilibrado, merece la pena tener en cuenta estos consejos que contribuirán a la integración social y profesional de las personas con discapacidad en el entorno laboral.

direccionamiento directo

Uno de los mayores errores que cometen los compañeros es asumir que las personas con discapacidad en el trabajo necesitan ayuda, apoyo o asesoramiento extra para desempeñar sus funciones. La realidad es que la persona es consciente de que las discapacidades existen y que hay formas de superarlas.

Por tanto, el direccionamiento directo es la mejor manera. Preguntas como «¿Necesitas ayuda?», «¿Qué puedo hacer por ti?» O declaraciones como: “Si necesitas mi apoyo, estoy aquí para ayudarte” y en ocasiones “Avísame si tienes alguna duda”, son bienvenidas.

Obviamente, las personas con discapacidad pueden necesitar ayuda, apoyo u orientación adicional, pero en general esto no debe darse por sentado. De esta manera, una persona con discapacidad, sea del tipo que sea, puede sentirse incluida en el grupo y saber que tiene ayuda -al fin y al cabo, como cualquier otra persona- cuando la pide y realmente la necesita.

Adapta tu forma de comunicarte

Hay discapacidades que hacen que algunas personas prefieran un método de comunicación sobre otro. Por ejemplo, algunas personas con autismo compensado o con algunos problemas relacionados con la calidad de los sentidos (oído, visión) pueden preferir la comunicación por correo electrónico o solo la comunicación verbal. Otras personas pueden responder mejor a las conversaciones cara a cara para poder ver el lenguaje corporal no verbal y las expresiones faciales.

Por lo tanto, admite una variedad de métodos de comunicación. Si se requiere una respuesta escrita, también acepta la versión verbal y viceversa, con el fin de ofrecer igualdad de oportunidades a todos.

Sin embargo, no es aconsejable dar por sentado que sabes qué método de comunicación prefieren. No esté seguro de que un compañero de trabajo con problemas de audición no pueda entender una conversación cara a cara o que los ciegos no puedan leer los correos electrónicos: existen tecnologías adaptadas a estas discapacidades que facilitan La comunicación es perfectamente posible para cualquier persona. La mejor manera es simplemente preguntarles. Las suposiciones les resultan infinitamente más frustrantes, mientras que pedir aclaraciones es natural y humano.

Lea también: Cómo crear un ambiente de trabajo acogedor para un nuevo empleado con discapacidad

conducta en el trabajo

No ignores la discapacidad de tu compañero de trabajo

Una persona discapacitada es perfectamente consciente del problema que tiene y sabe exactamente qué limitaciones le produce. Así que no insultes su inteligencia ignorando su problema. Sin embargo, no le des ayuda, apoyo o ánimo a menos que él te lo pida.

Gestos simples como dejar espacio para una silla de ruedas en la sala de reuniones, subir el volumen, proporcionar una transcripción o mantener abierta la puerta del ascensor son parte de una actitud natural. Sin embargo, no confunda la empatía natural y necesaria hacia el colega que tiene una discapacidad con una actitud demasiado misericordiosa y nerviosa.

Otro aspecto que se debe seguir es el de ofrecer lo que la discapacidad no permite. Por ejemplo, un empleado con discapacidad auditiva puede tener problemas para procesar una declaración o formular una conclusión u opinión, por lo que se le puede dar más tiempo para expresar su opinión. Es muy posible que resulte novedoso, viable y útil, algo que a otros no se les ha ocurrido, precisamente porque estas personas ven la realidad desde un ángulo diferente. Una prueba en este sentido (si fuera necesario) es el estudio de Harvard Business Review, que demuestra que el 75% de los empleados con discapacidad tenían ideas que generaban valor añadido para la empresa. Las personas con discapacidad se ven obligadas a pensar creativamente, a veces de forma diferente que otras, para encontrar soluciones a sus problemas cotidianos, y esto desarrolla su inventiva y originalidad.

El secreto de una actitud correcta no es emitir juicios sobre las capacidades del colega discapacitado, no intervenir si no te lo pide, pero tampoco ignorarlo. El trato entre pares, teniendo honestamente en cuenta los límites del colega, es la forma más sencilla y mejor para todos.

¡No lo descartes!

Algunas discapacidades pueden reducir el rendimiento físico o sensorial, pero no suponen ningún déficit en las capacidades intelectuales, a veces todo lo contrario. En consecuencia, no lo excluye de decisiones, consultas, análisis o discusiones amistosas entre colegas, simplemente porque no pueda llegar a la sala de reuniones o porque la forma de comunicación sea diferente a la habitual.

Las personas con discapacidad sensorial pueden utilizar toda la tecnología moderna con la misma eficacia que cualquier otra persona. Cualquier sistema se puede adaptar perfectamente a sus necesidades. Además, existen soluciones que compensan las disfunciones, desde sillas eléctricas que permiten moverse sin esfuerzo y ayuda, hasta audífonos.

Por lo tanto, sea amigable, adopte una actitud normal y honesta y un comportamiento natural, ya sea en actividades profesionales o casuales dentro o fuera del trabajo.

Lea también: Principales razones para contratar personas con discapacidad

Relaciones de servicio con personas con discapacidad

Que nunca decirle

Hay algunas cosas que nunca debes incluir en una conversación con una persona con discapacidad. Los enfoques, preguntas o afirmaciones más importantes que se deben evitar son:

  1. No preguntes «¿Qué hay con vos?«. Un empleado con discapacidad quiere ser evaluado por su desempeño, no por sus problemas. Además, esta pregunta es desmoralizante, deprimente y frustrante para una persona de esta categoría.
  2. No plantea la cuestión del trato especial que recibe en el trabajo. Las personas con discapacidad no reciben un «trato especial». La técnica adaptada que utilicen o las posibles instalaciones no atañen a la actividad profesional, sino únicamente a sus condiciones físicas.
  3. Muchas discapacidades no pueden juzgarse únicamente por lo que se «ve». En consecuencia, no preguntes «¿Cuál es tu problema porque pareces estar bien?«.
  4. Aunque a veces parezca que una persona con discapacidad está haciendo un esfuerzo para levantarse, moverse o comunicarse, no intervengas.
  5. No digas «Eres tan inteligente para alguien como tú.«. Es condenable suponer que una discapacidad afecta a la capacidad intelectual de una persona. Son frecuentes los ejemplos de personas con disfunciones que están muy bien formadas, tienen estudios prestigiosos, pero muchas veces se subestiman sus capacidades.
  6. No hagas propuestas que no sean asequibles. Es deprimente para la persona discapacitada e inhumano para ti. No insistas si rechazan una invitación y, sobre todo, no pidas explicaciones para justificar su negativa.

Tener compañeros con discapacidad debería ser parte de la normalidad. No son diferentes y, dentro de los límites de su disfunción, son tan útiles para la sociedad como cualquier otra persona. Por otro lado, establecer reglas de conducta entre colegas ayuda a integrarlos y hace que las relaciones interpersonales sean normales y naturales tanto para los discapacitados como para los demás.

Ultimas Entradas Publicadas

Pon en práctica estos métodos para monetizar un sitio de Internet

Los grandes sitios web con decenas de millones de lectores empiezan de la misma manera. El Huffington Post, una de ...

El trabajo de salvavidas: cómo puedes convertirte en salvavidas

Si tú también estás buscando trabajo de salvavidas y no sabes por dónde empezar, lee este artículo para saber cuánto ...

¿Qué son los beneficios laborales?

La inteligencia emocional se refiere a la capacidad de una persona para reconocer sus emociones y comprender cómo gestionarlas mejor ...

Lo que te espera en un puesto de sastre: detalles menos conocidos

El trabajo de un sastre no es fácil, sobre todo porque requiere mucha imaginación y atención al detalle. Cumplir los ...

qué tienes que hacer y cuánto puedes ganar

A menudo se encuentran por toda la ciudad, trepando edificios y realizando diversas tareas en los tejados y pisos superiores ...

Cómo puedes aumentar tus posibilidades de ser contratado cuando quieras cambiar de trabajo

Cambiar de trabajo no siempre es fácil, especialmente en un entorno incierto como el de 2020. Sin embargo, las situaciones ...

Qué tienes que hacer y cuánto puedes ganar – agente de ventas

Las ventas son un campo difícil y persuadir a los clientes para que compren sus productos o servicios requiere habilidades ...

Cómo pasar con éxito la entrevista para un trabajo de niñera

Ahora ya sabes qué esperar de un puesto de niñera y cómo redactar un currículum que destaque tus habilidades. Pero ...

Cómo redactar un anuncio de trabajo para atraer buenos empleados

Ya sea que esté contratando directamente dentro de su empresa o buscando el talento adecuado fuera de su empresa, una ...

Cómo abordar una conversación difícil con tu jefe

Lo más importante es que se necesita valor para tener conversaciones difíciles con su jefe. No todo el mundo se ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *